5.30 a.m , 26/05/2012…

Hace una semana que me ronda por la cabeza la idea de crear mi blog. Mi desaforada favorita me animó a hacerlo. Así que ahí me tenéis dándole vueltas a la cabeza para encontrar un nombre que me definiera. Caperucita Roja. Me ha venido a la cabeza hace 45 minutos en uno de esos desvelos que a veces tengo. Así que no podía seguir despierta en la cama ante la inquietud de crear mi blog

¿Caperucita Roja? Más bien sería “Caperucita Goja” que es como lo pronuncia mi hija y es la penúltima frase que pronuncia antes de irse a dormir, la siguiente es “los tres cerditos”.  Y es que de un tiempo a esta parte, mi niña pide que le contemos esos cuentos mientras abraza a su ovejita y se relaja para empezar a dormir. Papá y mamá le contamos una versión reducida, con todos los tonos de voz necesarios. La abuela Ana le cuenta la versión extendida cuando le toca llevarla a dormir.

Hace dos años y unos meses que soy madre y ahora es cuando empiezo a asimilarlo. Soy mujer y madre. Me falta en medio poner eso de “esposa” porque también lo soy. Si no fuera por eso no tendría hoy a quien es la maravilla de mi mundo.

Y esa es la historia del nombre de mi blog, así que “Titulares y comenzamos”…..