Primero fue que aprendiera a dormir. Antes de nacer le gustaba la jarana nocturna cuando mamá se dormía (o lo intentaba). No paraba de moverse, pero como iba a ser poco tiempo no me importaba mucho. Cuando nació, la noche era el mejor momento, según ella, para estar despierta. Así que con la poca paciencia que Dios me ha dao, ahí lo fuimos llevando. A los 3 meses ya dormía unas 6 horas seguidas (al principio lo conseguimos durmiendo con nosotros en la cama). Así que lo siguiente fue que durmiera en su habitación. Eso fue fácil, sólo tuvimos que trasladar la cuna.

Lo segundo fue que se comiera la fruta y luego la verdura y luego el pollo y todo lo demás… A veces la tarea se hacía pesadita, aunque ahora tengo la sensación de que fue fácil. Con la comida no ha habido mucho problema, con 26 meses come casi de todo.

Luego tuvo que aprender a dormirse sola, nosotros éramos de dormirla en los brazos (el Poäng de Ikea fue fantástico) Pero ahí estuvo mi maridito al quite, que la mamá trabaja por las tardes… Y él lo consiguió. Ahora es papá quien le tiene que contar “capeusita goja” todas las noches.

Y la etapa de ahora: fuera el pañal. Jolin… ya sabemos que nadie dijo que fuera sencillo, pero es que ayer por la tarde gastó las 12 braguitas que tengo para que use. Menos mal que se secan pronto. Hoy hemos vuelto a ir andando al cole (que la gasolina está muy cara y así se cansa pa dormir la siesta) Por la mañana ni una gotica, ni en el w.c, ni en ningún sitio!!!

¿Algún consejo de madres expertas? Haré una fiesta cuando lo consigamos!!!