Ha llegado en fin de curso para mis pequeños de Funny English, niños entre 3 y 6 años, que han estado aprendiendo inglés conmigo. Ha sido un año de retos, de crear programaciones para ellos y de hacer cosas muy divertidas. También ha sido un año de explicar a los padres que los niños no llegarían a casa hablando en inglés. A esta edad lo que pretendemos es que se familiaricen con la pronunciación y empiecen a reconocer e imitar las palabras que escuchan.

Hemos tenido varios proyectos, desde un acuario de cartón lleno de peces de todo tipo, un supermercado con todo tipo de comidas y el último, un maravilloso fondo para nuestra actuación.

Pero yo quería que se llevaran a casa algo más. Pensé que las notas tenían que ser diferentes, no un simple papel impreso en el que yo marcara con una “X” los objetivos superados en mayor o menor medida. Así que me puse manos a la obra. Cartulina de varios colores, tijeras de diferentes filos, sellos de Imaginarium de animalitos, washi tape, rotulador de punta biselada y papel de regalo de diferentes colores. He estado investigando la forma de hacer letra de caligrafía con este rotulador, en lugar de utilizar una pluma.

Al final este fue el resultado. Quedaron un poco sosas, pero no me daba tiempo a pedir más washi. Seguro que las próximas quedan mucho mejor. Os animo a que les hagáis una a los profes de los niños. A los niños les encantará compartir ese rato con vosotros pensando en el profe y los profes nos quedamos más anchos que panchos con esos tipos de regalos. (Básicamente se los cae la baba)