Hoy sólo os quiero enseñar un par de fotos de mis minivacaciones alicantinas. Y es que cuando voy a casa de los suegros me tratan como una reina y como (y bebo) lo que me apetece. Además de ir a la playa, dormir lo que quiero, leer lo que me sale del moño y desconectar del mundanal ruido (e internet, ventajas de no tener un móvil con conexión).

Ahí va el primero. Un arroz caldoso con gambas. mmmmmmmm Delicious! que dice Dora Exploradora. Y no os puedo poner la receta, lo siento, no he aprendido a hacerlo, el experto: mi marido. Además regamos este maravilloso arroz con vino de la tierra, un Marina Alta de Bodegas Bocopa, el que anuncia Pepe Domingo Castaño ahora en la Cope. Las bodegas se pueden visitar, además puedes hacer un poquito de enoturismo (si no te gusta el vino, ni olerlo…, olvídate). Por unos 7€ te enseñan la bodega y además una cata de 3 vinos diferentes. En septiembre quiero hacerlo, así que ya os contaré. Por cierto, la foto sale borrosa, y eso que no me había tomado todavía el vino!!!!!!!!!!!!!!!

El segundo: Ensalada de queso, mango y miel de caña. Muy de la Costa Tropical, que para el que no lo sepa es la costa granaína.¿No os he hablao nunca de ella? Bueno, un post que tengo pendiente. Pero a lo que iba. Esta receta si que os la puedo dar, porque es facilísima y además la hago siempre que puedo. Para dos personas utilizo dos mangos medianos, que estén maduros. Queso de cabra, utilizo uno que venden en Mercadona, que ya viene cortado en dos rodajas grandes, así que uso las dos. Para acentuar más el sabor queso rallado y miel de caña. Podéis hacer la ensalada individual o para el centro. Además sirve como plato único. Si después vais a poner algún que otro plato, utilizad la mitad de los ingredientes. El orden: primero el queso, luego las rodajas de mango por encima, el queso rallado y finalmente el toque de miel de caña. Y para acompañar, una cervecita, siendo de Granada no podíamos poner otra que no fuera Alhambra.

¡Y a chuparse los dedos!