Y esta vez el regalo no ha sido para mi… O si, depende como se mire. Me puse manos a la obra en mi proyecto: caja explosiva. Estuve investigando con el Scrapbook sobre cajas, quería hacer un regalo original, emotivo y que durara para siempre. Cómo la economía no está para lanzar cohetes, literalmente. Me inventé esta caja de recuerdos.

washis, troqueladoras, cartulinas, papeles, reglas, fixos, lápices, sellos

Está dedicada a un bebé cuyos padres viven a mil kilómetros de Granada. La mamá es granaína de nacimiento pero vive en Asturias con el papá de la criatura. Así que la caja contiene fotos de elementos significativos de Granada. Pero también, fotos de ellos, la familia, los abuelos, los tíos, sus hermanas…

 

Cómo lo hacemos

Puedes idear una cajita cuadrada, es más sencilla y también muy original. Pero yo opté por algo cuadrado con elementos redondos. Hay una caja de bombones así en Mercadona y una vez tomados los bombones (regalados por padres de mis alumnos – como no!!!) pues con la caja ya tienes el molde. Para los colores, elegí rosa, amarillo y azul, muy vistosos porque a la mamá le gusta mucho el colorido. Además creo que han creado una combinación muy simpática.

Un portaminas sin mina para perfilar

Hacemos el molde con nuestro lápiz. Una vez pasado a la cartulina que queremos que sea nuestra base, debemos repasar con el portaminas sin la punta para el sentido contrario al que debemos doblar. No lo hagáis muy fuerte porque romperéis el papel. Para que los demás dobleces salgan parejos, usad una regla y sobre ella doblad el papel, queda mucho más profesional y limpio.

Washi a rayas y topos

Una vez realizada la parte exterior sólo quedan realizar las dos interiores. Yo elegí dos, pero podéis hacer tantas como pétalos queráis o quepan en la caja. Aquí es aplicable la regla : menos es mas.

Resultado de los pétalos interiores y empezamos a decorar

Para los interiores traspasar las medidas de la caja a una cartulina y disminuid un centímetro por cada lado, incluido el centro (ancho y largo). Yo utilicé tijeras con bordes especiales para darle un toque más personal.

La mamá del bebé cuando era bebé y los Cabezudos del día del Corpus.

Para los detalles, la imaginación no tiene límites. En este caso imprimimos fotos de tamaño 16 por folio. Quería fotos en todas las caras, así que hice 20. Además según la foto, le recorté con la troqueladora en algunas zonas y luego utilicé esos detalles para adornar otras partes.

Una libélula en el Albaicin.

En una letra simpática en word, puse el nombre del bebé y lo imprimí en varios colores. Mucho cuidado al recortar, un cúter bien afilado es lo mejor. Y mucho pulso para pegarlo en la cartulina.

Una mariposa que se escapa el día de la cruz

Con los sellos de letras les dejé mensajes que resumen fotos: Amor, papá, mamá… y con los poquitos washis que tengo exprimí al máximo la decoración.

Espero que os haya gustado y os sirva de ideas inspiradoras para preciosos y emocionantes regalos para quién más queréis.