Allá vamos, una etapa más.

Pasar del pañal a las braguitas al final no fue tan traumático (para la mamá, claro). Aún usa mi niña el pañal por las noches cuando se va a dormir, pero es cierto que desde un sábado que le quitamos el pañal sólo pasaron 4 días hasta que ella solita empezó a aguantarse. De hecho el pañal amanece seco muchos días. Ahora nos pasamos los findes en bañador, si entra en la piscina pide pipi y hay que salirse al baño, y en la playa tres cuartos de lo mismo, tenemos que alejarnos y hacer pipi al otro lado de la orilla.

Pero no nos desviemos del tema. La etapa que nos toca ahora es de la cuna a la cama. En la casa de la playa ya duerme en una cama de 90 y sin rechistar. Le hemos explicado que en cuanto lleguemos a casa tendrá otra igual. Nos llamaron ayer para recogerla el lunes. Lo que no se es si se despertará a media noche para pedir el pipi o se quedará dormida y se lo hará encima. Esperaremos un poco más a ver si por lo menos tres días seguidos no moja el pañal.

Hemos optado por una cama “canguro”.  La habitación no nos da como para poner un mueble cama con escritorio y todo (ya pensaremos en la opción escritorio cuando haya que empezar a hacer deberes). Pero si teníamos claro que queríamos tener una cama supletoria para posibles visitas. No es que tengamos muchas, no llega ni a una al año, pero cuando vengan, necesitamos estar preparados.

La niña de caperucitayunomas no podía tener otro cabecero.

En cuanto a cabecero, hemos encontrado este estupendo vinilo y creo que será por el que optemos para su cabecero, además es super económico. Seguro que un poquito de washi tape cae …