Hace ya tiempo que me lo pedís, ¿cómo forramos una caja? Ya hablamos por encima de ello hace unas semanas, pero hoy vengo con un “tutorial” más concreto y muchas fotos.

Lo primero elegir el papel. Podéis adquirirlos por internet, buscar en papelerías o adquirir papel de regalo que ahora los hay preciosos y que seguro van con vuestra decoración. Yo no di muchas vueltas y me fui a Mercadona y no es el primero que utilizo de allí. Y siempre quedará mejor si tiene muchos estampados.

Lo que voy a forrar es un pequeño conjunto de tres cajones y hoy os enseño el primer cajón.

Medimos el cajón (alto, ancho, fondo), todas esas medidas nos servirán para cortar el papel necesario. Mide de ancho el fondo de la caja y los laterales (estos últimos tendrás que multiplicarlos por dos para forrar el interior. Haz lo mismo con el largo de la caja. En mi caso tengo que areglarmelas con un tirador que no había forma de quitar. Con esas medidas, cortamos el papel. Nos quedará un rectángulo. Ahora colocamos la caja sobre él y la centraremos. Los laterales los multiplicamos por dos, esa es la distancia desde el filo a la caja en el ancho y lo mismo en el largo. Después cortaremos el papel para que nos sea mucho más fácil pegar el papel a la caja. Fíjaos en la foto. Los cortes del papel los tendréis que hacer oblicuos y no rectos.

 

Lo siguiente, una vez colocado el papel es comenzar a pegar los lados, primero los laterales más largos. Para pegarlo tenéis cinta de doble cara. Yo estoy utilizando pegamento en barra, pero con este papel lo deja un poco rizado. Sólo le pongo pegamento por el interior.

Luego las esquinas. Utiliza la tijera para remeter la esquina sobrante por el interior. Y termina los fondos de manera similar. Sin prisa para que salga sin arrugas y colocando el pegamento o la cinta adhesiva de doble cara sólo en el interior de la caja.

Queda el frontal, con el tirador. Lo solucioné dividiendo ese papel en dos, al ser el papel estampado a penas se nota. Puedes disimular las juntas con washi tape o con una cinta que te guste. Para que no se arrugara hice un corte en el filo y puse las esquinas hacia dentro, como en la foto.

Y el fondo de la caja. Ya habíamos medido el ancho y el largo, sólo queda recortar un trozo de papel de esas medidas. Que no te importe si sobra, así cubrirá mejor el papel lateral, y con el dedo o las tijeras puedes remarcar las esquinas.

Y aquí tenéis el cajón. Por lo menos hemos cambiado ese diseño escocés por otro que, por colores, queda mejor en el dormitorio.

¡Espero vuestras ideas!