¡Qué sorpresa se llevó cuando lo montamos!

Lo primero que os pongo es la foto.

Papá sacó del baúl un Scalextric nuevecito. Si, nuevecito, hace unos años que se lo regalamos para que recordara su infancia y ahora que mi niña tiene una edad que empieza a comprender, ahí que lo montamos. He de decir que lo que más quería era apretar a fondo y que el coche saliera disparado, pero conseguimos que lo hiciera suave y no apretara mucho.

Lo he querido compartir con vosotros porque estoy segura que mas de uno o una tiene por ahí guardados los juguetes de su infancia. Y qué mejor personita que tu hijo/a para jugar y recordar viejos tiempos.