Mi niña ha estado pasando unos días en la playa con los abuelos. Las tardes han sido muy tranquilas y yo no la echaba de menos… (sí, me siento mala madre por eso de no echarla de menos…)hasta que la he visto . Se me ha abrazado muy fuerte, parece que con dos añitos algo me habrá echado de menos.

La noto más alta, más rechoncha y la ropa le está mas pequeña. Por lo demás, todo sigue igual. Aunque he de reconocer, que leerle anoche sus dos cuentos y dormir a su lado (en esta casa tenemos que dormir en la misma habitación) ha sido un gustazo y despetarme y ver que está allí, dormidita, tan plácidamente. Desayuno, paseo a la playa (hoy también hemos tenido barca, pero sin medusas, otro gustazo) Lo único que se me había olvidado era que es más lenta que el caballo del malo y tardamos mil años en hacerlo todo. Nos lo tomaremos con paciencia…

Y el lunes se marcha de nuevo. Me quedo de “rodriguez”, se van el padre y la hija… ¿los echaré de menos? Aprovecharé para leerme los libros que me apetezca y comer a la hora que quiera… pero creo que si, los echaré de menos. Tener a alguien que cuando llegas de trabajar te cuente como le ha ido el día, te acompañe en la siesta, salga contigo a sacar al perro, cene contigo… definitivamente… los echaré de menos.