Calor.

15 de agosto en la ciudad

Si, no estoy siendo exagerada y lo sabéis. Aunque hoy ha refrescado y he de confesar que a las 5 de la mañana he tenido que taparme (la cama es inmensa sin mi señor esposo), hace calor.

Además es fiesta. Todo está cerrado. Y esta noche, en la plaza del pueblo, eligen a la Reina, Rey y reina en miniatura de las fiestas. Así que habrá música hasta alta horas de la madrugada. Si queréis, ya sabéis: Churriana de la Vega (apodada por nuestro alcalde desde hace veintitantos años: Paraíso de la Vega – Esto de paraíso tiene poco, algunas palmeras en ciertas avenidas, pero poco más-).

Y yo soy de las afortunadas con trabajo que mañana se levanta a las 6.30. Resignación. Y encima a pasarme la mañana “empujando” a los niños a estudiar, a trabajar, a hacer ejercicios… Pobrecitos mios que me aguantan a diario durante todo el verano. Ya se lo digo yo, que para no aguantarme en estos meses calurosos deberían estudiar durante el año.

Planes: estando sin niña, sin marío y sin padres, me quedan los vecinos-tíos-héroes (y primas respectivas). Seguiremos con la marcha que llevamos, a sentarnos a charlar alrededor de una buena cena.