Si chicas, tengo que decir que me gusta cocinar, siempre y cuando tenga ganas… que cocinar sin ganas es sinónimo de que la comida salga para tirarla… por lo menos en mi caso. Y como últimamente estoy un poco cansada de lo mismo, estuve investigando la manera de hacer un risotto, de esos tan ricos que nos comemos en los restaurantes italianos (por lo menos parecido). Por cierto he de decir que a mi niña le encanta.

Así que os dejo la receta del risotto con champiñones. Investigaré para hacer risotto de otros sabores y os cuento.

Que necesitáis para 4 personas:

Un vaso de arroz

200 gramos de champiñones frescos (unos 8-10 champiñones)

1 cebolla

1 ajo

2 vasos de caldo de pollo

4 cucharadas de queso rallado (si ralláis el que tenéis en casa, perfecto)

2 cucharadas de vino blanco o coñac

aceite

Los pasos a seguir (tardaréis unos 40 minutos)

Lo primero, aceite en nuestra cacerola para sofreir los champiñones y la cebolla (cortada muy pequeñita) durante unos 8 minutos, que haga un caldito. Una vez dorado, añadimos el ajo (cortado muy pequeñito) y el arroz, dejándolo al fuego unos 4 minutos removiendo para que no se pegue.

Después añadimos el caldo y el vino, llevándolo a ebullición. Añadid el caldo poco a poco para ir viendo la cremosidad, según vaya el caldo desapareciendo añadís otro poquito.

Una vez que está hecho, añadid el queso y removed. Dejadlo reposar unos minutos antes de servir…

… et voilá! un rico risotto de champiñones.

Para chuparse los dedos

¡Qué aproveche!