Para algunos es algo que no se piensa, para otros es algo que se planea y para unos cuantos viene de sorpresa. Sea como sea, hoy os quiero dar algunos consejos divertidos para economizar la llegada de un bebé. Algunos son factibles y otros… no tanto..

– Lo primero y principal es que seáis los últimos en tenerlo. ¿Cómo que los últimos? Si, si tienes hermanos, hermanas, primos, primas, amigos, si sois los últimos lo heredaréis todo. Yo tengo dos cuñadas espléndidas que nos han ayudado mucho mucho, desde la ropa, pasando por la minicuna, la cuna grande, juguetes, hamaca, columpio, bañerita y mil cosas más. Nunca se lo agradezco lo suficiente.

– Sé práctica y hazte una lista de lo que realmente necesitas. No compres a tontas y a locas porque te llevarás de todo. Padres primerizos, consultad!!!!!

– Si habéis sido de los primeros, sed generosos!!!!!!!!!!!!!!!

– Si no tienes familia, has sido de las primeras o quieres tener tus propias cositas, adelante, pero ya te advierto que las cosas de los bebés son muuuuuuuucho más caras. Uno piensa que por ser de menor tamaño van a costar menos, pero no, todo lo contrario. Y ya sabemos que un bebé queda muy molón con ropa Prenatal o Beneton, pero si estás decidida a gastarte la pasta echa un vistazo a otras tiendas de bebés más familiares, estarás ayudando a pequeños empresarios que también lo necesitan y además se preocupan muy mucho de que sus productos sean de buena calidad. Optar por las grandes superficies es otra opción, la ropa es más barata, pero no de tan buena calidad. A algunas madres les da igual porque como les dura un suspiro, más que nada porque se les queda pequeña en un abrir y cerrar de ojos, te ahorrarás una pasta.

Bucea y navega por Internet, hay muchas webs dedicadas a la venta de estos productos, son emprendedores que se están abriendo camino. Así aportas tu granito de arena. En muchos casos ellos también colaboran con ONG y asociaciones de ayuda a los más pequeños.

Las cosas hechas a mano duran infinitamente más. En cuanto a juguetes, baberos, peluches y otros elementos que van a usar y reusar, es la mejor opción. Y además seguimos aportando a los pequeños emprendedores.

– Si ya no lo necesitas, véndelo!!! E-bay está lleno de cosas de esas. Yo utilicé un adaptador de cinturón para embarazadas comprado en E-bay que luego revendí al mismo precio. Gasto Cero.

– Cuando te pregunten : ¿qué necesitas? Tu contesta PAÑALES. Sí, eso es lo que más vas a necesitar y si te lo ahorras mejor. Luego te encuentras con mil peluches monísimos y divinos de la muerte que no sabes donde meter. Al final los acabas donando en las campañas de juguetes de Navidad. Seamos prácticos amigos y familiares: Regalad cosas útiles.

– Si ya tienes pañales para una buena temporada, lo siguiente son los bodies y pijamas. Según se van haciendo mayores los zapatos y las camisetas.

– Y para seguir aportando, di siempre siempre siempre tus lugares favoritos de compra.. y no te olvides de nombrar lugares especiales para comprar cosas bonitas como Lanoa o babytendence.

– Saca del baúl de los recuerdos (eso siempre y cuando no tengas una madre todolotiro) A la hora de pasar al niñ@ a la cama, rescata tus sábanas y edredones, ahí también te ahorras otro pico. Y si mamá sigue guardando algunos de tus juguetes, también te ahorras otro tanto.

– Ten presente que los juguetes y libros que tengas, cuando tu bebé / niñ@ no los uses siempre los podrás cambiar por otros. Si, eso existe, echa un vistazo a Wikimus.

– Para Reyes, con los regalos de los demás ya hay bastante, que luego los niños se convierten en unos consumidores natos y lo único que quieren es regalos y más regalos. Ahorraros el vuestro.

– Y si lo que quiere es un regalazo para su cumple que vale una pasta, hablalo con tu familia, en lugar de varios regalos pequeños, se lo pueden hacer entre todos.