Es un proyecto que siempre he tenido en mente y que siempre que veo en cualquier foto me imagino que podría tenerlo mi niña. Quizás no en nuestra casa actual, pero si en la de nuestros sueños.

La casita de campo

En este proyecto, conectado con la naturaleza por la madera e inspirándose en una casita, podréis encontrar el espacio para jugar o relajarse bajo la cama, cubierto por cortinas y con una ventana al fondo.  Además un espacio para estudiar, escribir, pintar o inspirarse. Genial el detalle del balcón con macetas de flores a los pies de la cama.

El espacio personal

¿No os encanta? Tener un espacio íntimo con todas tus cosas, un corcho donde colocar las mejores fotos y notas, estanterías donde colocarlo todo, cajones y un escritorio enorme. Todo en blanco dando toques personales de color.

Cama camarote con estudio debajo by pbteen (Tropical Garden)

El segundo piso

Para esta opción necesitamos una casa con techos altos, pero altos de verdad, como para hacer una segunda altura. Si es así, en esta opción todo son ventajas. Aprovechamos el espacio que queda sobre la puerta, de manera que no tapamos ningún foco de luz. Las escaleras para subir a dormir son las más cómodas de cualquiera de las opciones, y aprovechadas al máximo como estanterías. Y por último, el espacio junto a la puerta y bajo la escalera aprovechado como armario. El resto de la habitación servirá para estudiar o jugar.

Espacio libre

En IKEA, encontaréis algo similar, sólo cambiará la escalera de subida, que es bastante más incomoda en el STORA (que es su nombre en el establecimiento sueco). Aquí predomina el espacio libre inferor, decorado con cojines como los que nos encontraríamos en cualquier jaima bereber. La cama rodeada de vallas dando seguridad.

En bloque y en IKEA (algo similar)

El mini apartamento

Aqui lo tenéis en tonos rosas, pero imaginadlo en otras tonalidades. Sigue siendo una estructura rectangular sobre la que han puesto un colchón. Muy cómodas las escaleras y maravilloso el espacio inferior de la cama como zona relax donde tomarte un café y charlar con las amigas o simplemente leer tu libro favorito.

Un mini apartamento

De todas las opciones, la más bonita por sus tonalidades y el aprovechamiento del espacio es la cama del espacio personal aunque también tiene sus pegas. Las escaleras de subida no son las más cómodas ni tiene ninguna seguridad en cuanto barreras.

La opción del segundo piso sería perfecta en la habitación de mi niña, pero la altura suelo-techo no nos lo permite.

Por otro lado, tengo la impresión de que no debe ser nada cómo hacer las camas cada mañana antes de irte a clase o a trabajar, sobre todo para los que somos bajitos.

Y además, a pesar de lo que pensamos, y de que estas camas están pensadas para ahorrar espacio, realmente necesitas una habitación con una estructura muy concreta para usarla: techos altos o que no tape entradas de luz.

Recomiendan que tengan más de 6 o 7 años para utilizar estas camas, pero creo que son más para adolescentes (a excepción de La casita de campo).

Puedes encontrar más ejemplos en mi tablero de Pinterest Camas Altas.

¿A ti cuál te ha gustado?