En el taller de Inteligencia Emocional que hice en febrero, comentaron que las casualidades no existen  Eso me hizo pensar. He buscado en el diccionario lo que significa.

Casualidad:

(De casual).

1. f. Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.

DRAE

Tras una pequeña reflexión, busco en google “la casualidad no existe” y me encuentro con Claudio María Domínguez y su blog Espiritualidad Diaria y su post ¿existe la casualidad?. En ella expone las “cuatro leyes de la espiritualidad” Sai Baba en la India explica. Esto es:

La primera dice “La persona que llega es la persona correcta, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice: En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última: Cuando algo termina, termina. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Y después de leer esto, vuelvo a releer la definición de la RAE… casualidad: lo que no se puede preveer ni evitar. ¿Y no es lo mismo? Es decir, según estas leyes:

  • la persona que llega es la correcta (no se puede preveer ni evitar),
  • lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido (no se puede preveer ni evitar)
  • todo comienza en el momento indicado (no se puede preveer ni evitar)
  • cuando algo termina, termina (no se puede preveer ni evitar.

Y en mi mente creo que no son teorías opuestas si no simplemente las misas. Yo creo en las casualidades entendidas como algo que no puedes preveer ni evitar y que suceden por una razón o motivo, y normalmente suceden para para aprender.

¿No es casualidad que cuando fui madre, naciera de mi esta pequeña persona que tiene su personalidad sin poderlo preveer ni evitar?. ¿O alguien podría haberme dicho que mi hija iba a ser como es?

No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas.
Friedrich Schiller (1759-1805) Poeta y dramaturgo alemán

Os dejo esta pequeña/gran reflexión de domingo y espero vuestras opiniones