27 de septiembre

Hace cinco años que marido y yo dijimos Si, quiero!!!

Y este año hicimos visita noctura a la Alhambra (un regalo de amigos generosos que pasan fines de semana en Estambul como el que no quiere la cosa).  Por cierto, sólo os la recomiendo si ya la habéis visitado de día. Poca iluminación en general y decepción para los turistas que la veían por primera vez.

Tras la visita, una cenita de tapeo en La Chicotá, en la calle Navas. Ambientazo en el centro.

De vuelta a casa, buscando donde tomarnos la copa, decidimos pasearnos por la feria de Armilla. Empezó el diluvio. Así que todos a refugiarnos en la carpa del Ayuntamiento. Y nada más entrar, con la carpa a rebosar empieza a sonar la música y sube el telón. Aquello me recordó a unas fiestas en Arroyo del Ojanco (Jaén) donde un grupo de locos bailamos hasta destrozar nuestros pies y cantamos hasta no poder más, con una de esas bandas con música actual (Dos conciertos en una noche es mucho!!!)

A lo que iba… nos encontramos con esto

La Tentación. Un inicio que dió paso a canciones y más canciones para bailar, saltar, reir y disfrutar. No, no me llevo ninguna comisión por hablaros de La Tentación, simplemente me hicieron pasar una de esas noches inolvidables (como la que os he dicho del Arroyo…) Hacía mil años (no soy exagerada ni ná!!) que no bailaba así, yo sola, sin complejos. Marido disfrutó mirándome. Aquí la menda caperucita es de las que pone música cuando se ducha. Os podría dar una lista de canciones con las que bailé, pero me quedo con la de Bruno Mars -espectacular puesta en escena, bailes.. me llevaban agotaita- y con la de Marc Anthony -que me recuerda a ese propósito con el que quiero empezar el curso-.

Por cierto, esta noche están en Cúllar Vega…. me estoy pensando en ir a verles otra vez….